Dos excelentes amigos, Algernon Moncrieff y Jack Wortbing, tratan de conquistar a Cecilia Cardew y a Gwendolen Fairfax, respectivamente, a quienes el nombre de “Ernesto” seduce arrebatadamente. Para conseguir lo anterior, ambos jóvenes han asegurado, falsamente, llamarse “Ernesto”. Jack, tutor de Cecilia, ha hecho creer a ésta que él tiene un hermano menor llamado “Ernesto”, el cual es un “calavera”. Las historias que Jack le cuenta a Cecilia del supuesto hermano hacen que ésta se enamore del inexistente “Ernesto” y quiera conocerlo. Por su parte, Algernon, valiéndose de argucias, llega a la casa de campo de Jack para conocer a Cecilia y se enamora de ella. Cecilia y Gwendolen piensan que están enamoradas del mismo “Ernesto”, pues Gwendolen no sabe que el verdadero nombre de su “Ernesto” es Jack. Finalmente, este último confiesa la verdad y las parejas encuentran la felicidad a pesar de los engaños y malos entendidos.

La importancia de llamarse Ernesto

$58.00Precio
  •  

    Oscar Wilde